Fuente: Dpto. de Marketing y Expansión de Gestión y Justicia S.L. 24 Octubre 2019

Características del contrato de trabajo fijo discontinuo

En este artículo os damos una breve introducción a las características del contrato fijo discontinuo, regulado en el artículo 16 del Estatuto de los Trabajadores.

Contratos fijos discontinuos
Contratos fijos discontinuos

Antes de empezar, debemos indicar que los contratos de trabajo indefinido son aquellos en los que no se establece una duración del contrato, y no hay un límite indefinido en la prestación de servicios. Los contratos de trabajo indefinido pueden ser de jornada parcial, jornada completa o de servicios fijos discontinuos.

El contrato de trabajo fijo discontinuo está regulado en el artículo 16 del Estatuto de los Trabajadores, en el que se indica que los trabajos de carácter fijo-discontinuo deben ser estables, y no repetirse en fechas ciertas, dentro del volumen normal de la actividad de la empresa.

Las personas fijas discontinuas serán llamadas cada temporada para su contratación en el orden y forma que se determine en el convenio colectivo aplicable. En el caso de incumplimiento, la persona trabajadora podrá reclamar el despido como improcedente.

Estos trabajadores pueden tener una jornada completa o parcial, pero su jornada laboral es indefinida.

Este tipo de contratos, al igual que el resto, deben de formalizarse por escrito, indicar una duración estimada de la actividad, el convenio colectivo aplicable, la forma y el orden de llamamiento de la persona que debe de ser contratada, la jornada laboral estimada  y la distribución horaria. En este tipo de contratos solo podrán realizar horas complementarias las personas trabajadoras que tengan una jornada parcial.

Si llegado el momento en que la persona debe ser llamada para su contratación, la empresa  no se ha puesto en contacto con el trabajador fijo-discontinuo se entenderá que está despedido.

Si el empresario incumple la obligación de llamar a la persona  trabajadora, ésta podrá reclamar ante la jurisdicción social. El trabajador tendrá un plazo de veinte días hábiles para presentar la demanda por despido improcedente o nulo. En el caso de que el despido fuese declarado improcedente, el empresario podrá readmitir al trabajador o abonar la indemnización, teniendo un plazo de cinco días desde la notificación. La indemnización de este despido es de treinta y tres días por año trabajado, hasta un máximo de 24 mensualidades.

Por el contrario, si el despido es declarado nulo, se deberá readmitir a la persona trabajadora con abono de los salarios que ha dejado de percibir hasta el momento. Además, debemos indicar que las personas trabajadoras fijas-discontinuas podrán cobrar la prestación por desempleo cuando dejen de trabajar en los periodos de inactividad producidos mediante las campañas.

Si necesitas que te asesoremos o expliquemos más a fondo este tipo de contratación, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nuestros asesores laboralistas de Gestión y Justicia estarán encantados de ayudarte. Puedes localizarnos en el teléfono 916108511 o contactarnos por mail a la siguiente dirección marketing@gestionyjusticia.es