Fuente: Dpto. de Marketing y Expansión de Gestión y Justicia 3 Diciembre 2019

¿Me pueden despedir por bajas médicas aunque estén justificadas?

Tras una sentencia del Tribunal Constitucional, el despido objetivo por falta de asistencia al trabajo podría ser calificado como procedente.

Despido objetivo procedente por bajas médicas
Despido objetivo procedente por bajas médicas

En la sentencia dictada por el Tribunal Constitucional el pasado mes de octubre, aunque se avalan las faltas justificadas con baja médica debido a incapacidad temporal, se considera que el despido puede ser considerado procedente, por lo que se introduce la posibilidad de que pueda haber un despido objetivo por falta de asistencia al trabajo.

Este despido se ha basado en el artículo 52.d, del Estatuto de los Trabajadores, que establece que el contrato de trabajo se puede extinguir por causas objetivas por faltas de asistencia al trabajo, aun justificando estas bajas y que éstas se produzcan de una manera intermitente. En resumen: siempre que alcancen el 20 por ciento de las jornadas hábiles en 2 meses consecutivos; que el total de faltas de asistencia en los 12 meses anteriores alcance el 5 por ciento de las jornadas hábiles; o el 25 por ciento en 4 meses discontinuos dentro de un periodo de 12 meses.

Podemos decir que hay diferentes causas que no computan como faltas de asistencia al trabajo, como: las ausencias debidas a huelga legal por el tiempo de duración de la misma; el ejercicio de actividades de representación legal de los trabajadores; accidente de trabajo; maternidad; riesgo de embarazo y lactancia; enfermedades causadas por embarazo o parto; paternidad; licencias y vacaciones; enfermedad o accidente no laboral cuando la baja haya sido acordada por los servicios sanitarios oficiales y tenga una duración de más de 20 días consecutivos; ni las motivadas por la situación física o psicológica derivada de violencia de género, acreditada por los servicios sociales de atención o servicios de salud. Tampoco computarán las ausencias que obedezcan a un tratamiento médico de enfermedad grave o cáncer.

A partir de ahora, por tanto, despedir a un trabajador por superar un número de faltas de asistencia al trabajo intermitentes, justificadas o no, en un determinado período de tiempo no comporta actuación susceptible de afectar a la salud del trabajador afectado.

Este tipo de despidos tienen su objetivo en la defensa de la productividad de las empresas y la lucha contra el absentismo laboral, ya que el absentismo conlleva para el empresario un perjuicio de los intereses legítimos por la menor eficiencia de la prestación laboral de los trabajadores que faltan a su puesto de trabajo de forma incipiente.

Si tienes cualquier aclaración o asesoramiento con respecto a este tipo de despido, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nuestros asesores del departamento laboral de Gestión y Justicia estarán encantados de ayudarte y asesorarte. Llámanos al 916108511 o bien mándanos un mail a marketing@gestionyjusticia.es