Fuente: Departamento Marketing y Expansión de Gestión y Justicia S.L. 29 Noviembre 2016

Estos son los principales impuestos que debe declarar un autónomo en España

Algunas de las principales obligaciones fiscales que tiene que afrontar un autónomo son la declaración del IRPF, la declaración del IVA, la declaración anual de operaciones con terceros y el Impuesto sobre Sociedades.

Descubre cuáles son los impuestos que tienen que pagar los autónomos españoles.
Descubre cuáles son los impuestos que tienen que pagar los autónomos españoles.

Una vez que el empresario o profesional se da de alta en la Agencia Tributaria, mediante la presentación de la declaración censal que corresponda (modeol 036 o 037 dependiendo de que se trate de una entidad jurídica o de una persona física), tendrá que afrontar a lo largo del año una serie de obligaciones fiscales, de las cuales pasamos a reseñar las más destacadas:

1º)  Pagos fraccionados a cuenta del IRPF (modelos 130 o 131 dependiendo de que se encuentre en estimación directa o en estimación objetiva): La obligación de efectuar pagos fraccionados del IRPF alcanza a los contribuyentes que ejercen actividades empresariales y profesionales, cualquiera que sea el método de determinación de sus rendimientos  (estimación directa-normal y simplificada-o estimación objetiva). Esa declaración hay que presentarla trimestralmente en los primeros veinte días naturales siguientes al correspondiente periodo de liquidación, es decir en los primeros 20 días de los meses de abril, julio y octubre, salvo la correspondiente al último período del año, que debe de presentarse durante los treinta primeros días naturales del mes de enero.

2º) Declaración del IRPF (modelo 100): Se presenta anualmente durante los meses de mayo y junio. La fecha límite de la presentación suele ser el 30 de junio. Los residentes en España, sean de nacionalidad española o extranjera, son los contribuyentes de este impuesto y son gravados en el IRPF por la totalidad de la renta que obtengan, con independencia del lugar donde se hubiera producido y cualquiera que sea la residencia del pagador. Por tanto, al realizar la declaración se tiene que incluir el rendimiento de la actividad económica y se podrán deducir los pagos fraccionados que hayan realizado.

3º) Declaración de IVA (modelo 303): Las entregas de bienes y las prestaciones de servicios realizadas en España por empresarios o profesionales a título oneroso, con carácter habitual u ocasional, en el desarrollo  de sus actividades empresariales o profesionales, se encuentran gravadas por el IVA.

Las liquidaciones de IVA hay que presentarlas con carácter trimestral, igual que con los pagos fraccionados, en los primeros veinte días naturales siguientes al correspondiente período de liquidación, es decir en los primeros 20 días naturales de los meses de abril, julio y octubre, salvo la correspondiente al último período del año, que debe de presentarse durante los treinta primeros días naturales del mes de enero. No obstante, la presentación tendrá carácter mensual cuando el volumen de operaciones haya excedido, durante el año natural inmediatamente anterior, los 6.010.121,04 euros.

Con carácter anual habrá de presentarse una declaración resumen (modelo 390) durante el mes de enero, salvo en actividades que tributen en régimen simplificado del IVA y arrendadores de bienes inmuebles, ya que éstas se encuentran exentas de realizar esta presentación.

4º) Declaración anual de operaciones con terceros (modelo 347): la declaración que han de presentar los empresarios, profesionales y entidades públicas acerca de sus operaciones con terceras personas tiene la finalidad de servir como instrumento a la inspección de los Tributos para el desarrollo de sus funciones de comprobación e inspección. En esta declaración hay que relacionar a las personas o entidades con quienes hayan efectuado operaciones que, en su conjunto y para cada una de ellas, superen los 3.005,06 euros durante el año natural que se declara. La declaración se presenta durante el mes de febrero en relación a las operaciones realizadas durante el año anterior.

5º) Impuesto sobre Sociedades (modelo 200): Si el empresario o profesional realiza la actividad a través de una entidad  jurídica (entre otras, las sociedades anónimas y limitadas), se  tiene que presentar el  Impuesto sobre Sociedades  por la renta que hayan obtenido estas entidades durante el ejercicio. La presentación del impuesto se tiene que realizar en los 25 días naturales siguientes a los seis meses posteriores a la conclusión del período impositivo. Por ejemplo, si éste concluye el 31 de diciembre, la presentación del impuesto se realizará en los 25 días del mes de julio. A su vez, las entidades obligadas a presentar este impuesto tienen que efectuar pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades (modelo 202)  durante los primeros 20 días naturales de los meses de abril, octubre y diciembre. La cantidad pagada en estos pagos fraccionados se deduce a la hora de efectuar la declaración del Impuesto sobre Sociedades.

6º) Retenciones procedentes de las retribuciones satisfechas a los trabajadores y de las satisfechas por el arrendamiento de inmuebles urbanos (modelos 111 y 115): El empresario o profesional que tenga trabajadores o tenga alquilado algún bien inmueble tiene que satisfacer a la Agencia Tributaria el importe de las retenciones que corresponda a los trabajadores, las cuales varían dependiendo de la retribución satisfecha, y de las que corresponda por el alquiler de los inmuebles (el tipo de retención es del 19%).  El período de presentación de estas declaraciones es trimestral, en concreto en los primeros 20 días naturales de los meses de abril, julio, octubre y enero, salvo que el  volumen de operaciones haya excedido durante el año natural inmediatamente anterior de 6.010.121,04 euros, en cuyo caso se tendrá que realizar mensualmente.

Anualmente se tendrá que presentar una declaración informativa (modelo 190 en el caso de las percepciones satisfechas a los trabajadores y modelo 180 en el caso de las percepciones satisfechas por el arrendamiento de bienes urbanos) en el que se relacionará a las personas a las que se ha retenido, así como las percepciones satisfechas y las retenciones practicadas durante el ejercicio. Estas declaraciones se tienen que presentar durante el mes de enero del ejercicio siguiente al período que correspondan.

Si tienes alguna duda respecto a la presentación de estos impuestos, o eres autónomo y no sabes cómo gestionarlo, contáctanos y nuestros asesores fiscales te ayudarán a resolver tus dudas.