Fuente: Departamento Marketing y Expansión de Gestión y Justicia S.L. 6 Abril 2017

Todo lo que necesitas saber sobre los autónomos TRADE

Descubre qué derechos y obligaciones tienen los trabajadores autónomos económicamente dependientes (TRADE) y qué requisitos han de cumplir.

Autónomos económicamente dependientes (TRADE)
Autónomos económicamente dependientes (TRADE)

Los trabajadores autónomos económicamente dependientes son aquellos que realizan una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual directamente con una persona física o jurídica. Nos referimos a su cliente, del que dependen económicamente por percibir de él al menos el 75% de sus ingresos por rendimientos del trabajo y de actividades económicas o profesionales.

A continuación os explicamos los requisitos que deben de cumplir estos trabajadores, que desarrollan su actividad con criterios organizativos propios, disponen de una infraestructura productiva y de materia propia necesaria para desempeñar su actividad.

Estos profesionales autónomos no pueden llevar a cabo su actividad de manera indiferenciada con los trabajadores del cliente, no pueden tener a su cargo trabajadores por cuenta ajena, ni pueden contratar o subcontratar parte o toda la actividad con terceros.

Para poder solicitar el alta, baja o variación de los datos de esta modalidad de autónomo, se debe cumplimentar el modelo TA0521/8. La relación de estos trabajadores con sus  clientes se lleva a cabo a través de un contrato que nunca puede ser verbal, siempre debe de presentarse por escrito, y se debe de registrar en la oficina del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) que le corresponda. Dicho registro no tendrá carácter público.

El contrato tendrá la duración que las partes acuerden, pudiendo fijarse una fecha de término del contrato o remitirse a la finalización del servicio determinado. De no fijarse duración, se presumirá que se ha pactado por tiempo indefinido, salvo prueba de lo contrario.

En el contrato deberán señalarse los siguientes puntos: identificación de las partes; la causa y objeto del contrato; el régimen de actividad; los descansos, vacaciones y festivos; la duración de la jornada laboral; la condición de dependencia económica del trabajador autónomo con respecto del cliente que lo contrata; una declaración de cumplimiento de todos los requisitos legales que se exigen en el RD 197/2009 y cualquier otra estipulación que se considere oportuna.

Se podrá extinguir el contrato en cualquiera de estas circunstancias: mutuo acuerdo de ambas partes; causas válidamente consignadas en el contrato; muerte, jubilación o invalidez incompatible con la actividad profesional; voluntad del cliente por causa justificada; voluntad del TRADE; por un incumplimiento contractual grave de la contraparte o cualquier otra causa legalmente establecida.

Cuando la extinción de la relación se produzca por la voluntad de una de las partes fundada en un incumplimiento contractual de la otra, quien resuelva el contrato tendrá derecho a percibir una indemnización por daños y perjuicios ocasionados. También tendrá derecho a esta indemnización el TRADE si la resolución se produce por voluntad del cliente sin causa justificada.